Sentarse a la sombra de los corredores del Parador, entre el aroma y el colorido múltiple de las flores, observar hacia la lontananza para ser testigos del ocaso y descansar en la suntuosidad de una de las ocho habitaciones decoradas con obras de arte y muebles de siglos pasados, son sólo algunos de los placeres que usted encontrará en el Parador - Museo Santa María.


Todas la habitaciones tienen vista al jardín principal y hacia las montañas, cada una está decorada con cuadros al oleo originales de diferentes épocas.

 

Las ocho habitaciones de lujo son: